¡Awwww! Si tú y tu pareja ya decidieron dar el siguiente paso y casarse… ¡Alto! Haz una pausa a la emoción y considera todas estas variables para decidir la mejor opción para el día de tu boda.

¿Una boda de verano? ¿Mejor en invierno? ¿Empezando el año? Cualquier día que elijas para dar el ‘‘ será la base para planear el resto de tus decisiones. Por eso, ten en cuenta estos factores de tu checklist y asegúrate que sea la mejor opción para ti y tu futuro esposo.

Revisa el clima:

Muchas veces las parejas deciden casarse de día o de noche, en ciudad o en jardín dependiendo del clima que habrá. Si hay posibilidades altas de lluvia y tu fiesta es al aire libre: es momento de abortar la misión. Si es en un lugar cerrado como un salón, entonces considera que el traslado podría ser más tardado.

También toma en cuenta que tu futuro esposo podría sudar de más en un lugar húmero, o que tu pelo durará exactamente 23 segundos antes de deshacerse. Si siempre has soñado en casarte con un vestido de manga larga, tal vez hacerlo en pleno julio no sea una buena idea.

Si se casa alguien más de tu círculo cercano:

Es un rotundo NO elegir la misma fecha que la otra persona o el mismo fin de semana. Piensa en todos los invitados que tienen en común que podrían poner en una situación complicada e incómoda de tener que decidir a cuál boda ir cuando quieren ir a las dos.

¿Hay eventos locales o globales en esas fechas?

Parece una broma, pero planear tu boda el día de la final del mundial de futbol podría no ser la mejor idea… Y no porque tus invitados vayan a faltar, sino porque seguramente la ciudad será un caos y el tráfico podría estar más difícil de lo normal. Si planeas casarte en algún lugar que esté cerca de una sala de conciertos, y justo ese día está Luis Miguel en vivo, tal vez debas pensarlo dos veces.

No solo consideres a tus invitados, también a todos los proveedores que deben estar al cien el día de tu boda. Mejor ahórrate los disgustos y las tensiones.

Asegúrate que todos tus invitados VIP puedan asistir:

Piensa en las personas que por nada del mundo podrían faltar a tu boda. ¿Están disponibles? Seguro cualquiera puede mover sus planes por ti, como una cena o una ida al teatro, pero piensa que podrían tener un mega viaje planeado con más tiempo de anticipación.

No significa que debas dejar que tus invitados elijan la fecha porque todos van a tener una opción diferente. Mejor decide un día y ten un plan B por si alguno de tus preferidos ya tenía algo muy importante en su agenda.

También piensa en tus ‘proveedores’:

A lo mejor hay un maquillista que siempre has soñado que sea el que te deje hermosa para ese día… ¡y justo no puede en la fecha que quieres! Si no es big deal y prefieres buscar a otro proveedor, adelante. Pero si de verdad es el que te hizo una promesa cuando cumpliste 10 años y no puedes casarte sin él, considera cambiar la fecha.

Piensa en la hora de la celebración: 

La mejor hora, según expertos, es una hora y media antes del anochecer. Esto permite que en la ceremonia todavía exista un poco de luz del día. Además, el fotógrafo te estará por siempre agradecido de tener chance de tomar algunos retratos con luz natural.

Te puede interesar: ¡Celebra tu boda en Disneyland París! 

Toma en cuenta tu trabajo:

Sabemos que es tu derecho tomar vacaciones y usarlas para casarte e irte de luna de miel, pero no lo hagas justo cuando se cruza la convención más importante de todo el año. Sí, esa por la que trabajas el resto de los 364 días. Por otro lado, tampoco se vale que estés con la lap y el celular 24/7 en tu honeymoon.

Recuerda que es una fecha que celebrarás para el resto de tu vida:

Puede ser una buena opción casarte en una fecha, por ejemplo, que cae en vacaciones. Porque sabes que en los próximos años podrías utilizar esas mismas fechas para festejar. Si no te quieres complicar tanto, solo revisa que no caiga en el cumpleaños de tu mamá o alguien a quien tienes que festejar que podría tal vez interferir en sus planes de aniversario.

¡Ya estás más que lista para fijar la fecha de tu boda! ¡Enhorabuena!

Síguenos en Instagram: @RosaColateral