Hay muchas etapas en el noviazgo que vas alcanzando conforme la relación va madurando… y tener una cuenta de banco en pareja es una de ellas.

Cuando las cosas se ponen más ‘serias’ y tu novio y tú empiezan a pensar en vivir juntos, el tema de las finanzas siempre se debe de poner en la mesa. La idea de abrir una cuenta en el banco en conjunto parece emocionante… ¡y de miedo al mismo tiempo!

Antes de correr al banco y firmar mil papeles para dar este paso tan importante, hay algunas cosas que debes considerar. Por ejemplo, ¿tienen hábitos financieros parecidos o completamente diferentes?

Tienes que tomar en cuenta que abrir una cuenta común puede ser de las mejores cosas que le pase a tu relación, o de las peores. Sabemos que el dinero es uno de los problemas más importantes en las parejas, o, por lo menos, es un tema para discutir bastante común, según estadísticas.

 

Te puede interesar: ¿Boda de ensueño? ¡Cásate en Disneyland!

Piensa bien y considera los pros y contras antes de tomar una decisión:

Pros

  • Igualdad: Si su meta es ponerle cierto dinero al mes para ahorrar, la cantidad debería ser pareja para ambos. Pensando en que si le va mejor económicamente a uno que al otro, la cantidad debería de ser equitativa en porcentaje. ¡Es una gran responsabilidad y compromiso de igualdad! Por otro lado, también existe igualdad al momento de gastar ese dinero, las decisiones las deben de tomar entre los dos.
  • Honestidad: Tendrán que compartir información que podría parecer extremadamente ‘personal’. Lo bueno es que podrán llevar las cuentas del otro, por lo que su relación podría fortalecerse.
  • Mejor comunicación y compañerismo: Mientras más enterados estén de sus finanzas personales, más unidos estarán también en su relación. Ahora temas como: ‘¿Cuánto ganas? ¿En qué gastas? ¿Ahorras?’, deberán salir a la luz y planificar su futuro con base en ellos.

Contras

  • Podrías conocer hábitos de consumo horribles: Tal vez siendo novios y cada quien pagando sus salidas, no te dabas cuenta de los pésimos hábitos que podrían tener tú o tu pareja. Pensando en cosas tan básicas como: ‘¿Tienes ahorros? ¿Cuáles son tus prioridades?’, o pero aún… ¿tienes o tiene deudas de cantidades que parecen imposibles de pagar?
  • Bye privacidad: Ahora deberás contar cada centavo y puede que sientas que te juzgan (aunque no sea así). ¿Pagar más de 10K en una bolsa o usar tu aguinaldo para esos *hermosos* pares de zapatos?
  • Peleas y exceso de control: Sabes perfecto que -podría- existir en algún momento el: ‘Yo puse más que tú‘, o el ‘Quiero gastar en esto y tú no’. Por otro lado, no es que aplique en todas las parejas, pero podría ser un arma de doble filo. Cuidado con el control excesivo al tratar de ‘revisar’ en qué gasta tu pareja o en qué gastas tú.

Si ya tomaron la decisión de comenzar a ahorrar para empezar su futuro juntos, ¡muchas felicidades! La vida en pareja es hermosa… no es nada fácil, pero no quita que sea muy divertida. Tómalo como una prueba en su relación que los prepara para pasar el resto de sus vidas juntos.

Síguenos en Instagram: @rosacolateral