limites
Wellness

Hablemos de LÍMITES

Límites, límites, límites… No es hasta ahora que tengo 30 años, que entiendo por fin la palabra “Límites” en toda su expresión.

Crecí con límites en mi casa (no muy estrictos, pero sí había), y sé que a lo largo de mi vida, he estado en situaciones en las que he tenido que poner límites… Pero esta pandemia llegó a moverme absolutamente todo. Lo que pensaba de mí, lo que pensaba del trabajo 24/7, del emprendimiento, de la vida privada, de las amistades, de las relaciones amorosas, de las relaciones familiares. Y hoy por hoy, soy muchísimo más consciente de los límites y de la lucha constante contra mí misma por plantearlos porque aunque no quiera (o no me gusten, o me hagan sentir culpa), son necesarios y son la base del amor y el respeto PROPIOS.

¿Qué son los límites?

Son las pautas que indican lo que permites y lo que no, basado en lo que es mejor para ti. No que estés de acuerdo, o que te guste, sino que, pensando en tu bienestar, lo que puedes aceptar y lo que de plano, es un rotundo NO.

Y es que los límites se empiezan a establecer casi en automático desde el segundo 1 y el problema es que cuando alguien, quien sea, cruza un límite contigo y a) nunca lo supo, b) tu lo dejaste, c) fuiste cómplice de la situación, es difícil dar un paso atrás (pero como dicen, nunca imposible).

decir que no

A todos nos pasa, por ejemplo, en el enamoramiento. Esa hermosa etapa en la que esa persona es la MEJOR del planeta. Sus chistes son pésimos, pero te dan risa. Sus comentarios son soberbios, pero tú piensas que es mega inteligente. Y sí, todos hemos pecado de no establecer los límites bien claritos en ese momento… y es que la verdad nos agarraron en curva. Y a veces esa venda en los ojos te dura años, que cuando volteas para atrás, dominas perfectamente los momentos de la relación en las que debiste de haber puesto un límite… uno por aquí, uno por allá. Eso no significa que estés viviendo una mala, triste, codependiente, tóxica relación. Simplemente que hay cosas, en la medida en la que tú quieras, en las que debiste marcar perfectamente que sí y que no. Desde lavar los trastes o decidir el lado de la cama, hasta el planteamiento de tener hijos, o el futuro profesional de uno de los dos.

Y esta situación la puedes ver en cualquier área de tu vída. Si trabajas fuera de tu horario laboral, si asistes a reuniones que tal vez no tenías tantas ganas de ir… incluso si contestas ese whatsapp tóxico que no tenías ganas de contestar.

¿Cómo poner límites?

No soy una experta en el tema, y si leíste hasta aquí, te recomiendo ampliamente que acudas a un terapeuta o un especialista (ya lo apunté en mi lista también), pero debes saber que los límites empiezan por uno mismo.

Si te propusiste levantarte temprano a hacer ejercicio, y lo lograste 2 días y tiraste la toalla, no estás cumpliendo con tus propias reglas, por lo que todo el esfuerzo de los límites se queda sin una base de sustento. Ese autosabotaje es tu peor enemigo.

Por ejemplo: te pones a dieta, y la persona con la que vives pide una pizza, o te ofrece unos taquitos… es mega tentador, y sí, “no pasa nada”… lo único que pasa es que le estás diciendo a tu cerebro que tus metas/reglas/decisiones no son lo suficientemente buenas o sólidas como para respetarlas tú misma, ¿cómo esperamos entonces que los demás los respeten?

Y te pregunto, y no te vayas a enojar… ¿Ya dejaste de fumar? ¿Ya dejaste de comer pan dulce por las noches? ¿Sigues respondiendo mails antes de dormir? ¿Hiciste tus 30 minutos de ejercicio ayer… y antier?

¡Pon tus necesidades, gustos, placeres por encima de los de cualquiera!

establecer limites

¿Necesitas ajustar tus límites?

Hagamos un test rapidísimo, no necesitas lápiz ni papel.

¿Estás en una situación en la que piensas “cómo llegue hasta aquí”? “¿Por qué tengo que estar viviendo esto?”, “¿En qué momento pasó?” o… “Es mi obligación”, “Tengo que demostrar mi interés”, “Si lo hago, verán que soy mejor que los demás”, “Solo así lograré ese aumento de sueldo”, “Bueno, uno más y ya”, “No vuelve a pasar”, “No lo volveré a permitir”, “¿Tengo que ir?”, “Yo ni tengo ganas”…

¿Cómo sé que son buenos límites?

a) Te hacen sentir bien.

b) Van de acuerdo a tus principios y valores.

c) Son firmes y flexibles.

d) Son claros para ti y para los demás.

¿De qué sirve establecer y cumplir límites saludables?

Vamos a empezar por lo primero: tu autoestima, autoconfianza, seguridad, amor propio y paz (salud) mental. Si esto no te es suficiente, entonces puedes pensar que tendrás relaciones mucho más sanas: con tu mamá, con el novio, con el hijo, con la amiga, con la jefa…

Las reglas nos ayudan a convivir pacíficamente en sociedad y a establecer nuestros comportamientos. La verdadera libertad solo puede ocurrir dentro de una estructura = con límites.

limites

Tu mejor aliado: El autoconocimiento

Conocer a la perfección tus valores, principios y preferencias, es vital para ser capaz de marcar límites en los que te sientes cómoda. Y sí, esto no se aprende en un día, y muchas veces te vas a encontrar ya viviendo la situación incómoda para darte cuenta que justo eso, se sale de tus límites…

Lo que espero con esta reflexión es que en el momento en que sientas que algo “no te late”, seas capaz de parar por un segundo. Detente, respira, piensa y si no estás feliz, no te sientes cómoda, no te parece correcto, te hiere, te molesta o te enoja, pon tu límite. Nunca es “demasiado tarde”, incluso cuando pienses que fue tu culpa y que ya es tarde. ¡Ah! Y lo olvidaba… poner límites NO TE DEBE HACER SENTIR CULPABLE. No eres una bitch, no eres una mala persona, no eres poca cosa por hacer externar lo que te parece y lo que no. Y si alguien no está de acuerdo, adiós. Rompe relación. Corta con esa amiga tóxica. Deja a tu güey de años. TÚ eres mucho más importante que nadie más. Ahora sí que como dice mi abuela: “El que no quepa, que se salga”.

Hoy por hoy, no hay oro más puro que la salud mental y todos podemos tenerla, pero no todos se quieren esforzar en trabajarla.

Síguenos en Instagram: @RosaColateral.

Puedes leer: Síndrome del impostor: Qué es y cómo tratarlo.

No Comments

    Leave a Reply