Wellness

Señales de que sufres “Fatiga de citas”

Puede que no hayas escuchado el término “Fatiga de citas” como tal, pero si eres una mujer soltera, si llevas un tiempo deseando cada año nuevo en encontrar al indicado, si ya estás medio harta de salir con los chicos que conoces en Tinder o simplemente has cancelado alguna vez una date porque dominas que no te iba a llevar a ningún lado… Bienvenida al club de las fatigadas.

Estar en una relación amorosa estable, hoy en día, se ha convertido en una señal de “éxito”. ¡No es así! Esto solo hace que nos sintamos muy presionadas en cumplir estos estándares impuestos por la sociedad. Por lo que cada que las cosas en una cita no pintan para ser un “felices por siempre” perdemos la esperanza y las ganas de seguir dateando. A este sentimiento de hartazgo es al que se le conoce como: “Fatiga de citas”.

¡Es hora de parar con esta presión! Y de aprender a disfrutar nuestra soltería. El objetivo de tener citas no debe ser, de entrada, terminar la noche con un príncipe azul y correr a comprar nuestro vestido de novia. Debería de ser disfrutar conocer gente nueva y conocerte a ti misma.

Además, ¿qué si tengo 30 años y no estoy casada, con hijos, comprometida, viviendo juntos o con un novio formal? STOOOOOOP!

Estas son 3 señales que indican que sufres de “Fatiga de citas”:

1. Eres negativa y cero te emociona tener citas

Si cada que alguien te quiere arreglar una cita a ciegas o un nuevo niño te invita a salir y piensas algo como: “¡Qué flojera! Mejor le cancelo. De todos modos no nos vamos a entender. / No va a ser lo que busco. / No le voy a gustar. / No me va a gustar…”, lamentamos informarte que tienes fatiga de citas.

2. Te has vuelto descuidada

No tienes que vestir y maquillarte como Cher cada que vas a salir a una cita, pero si de plano ya llegaste al punto donde los jeans y tenis son tu máximo, ¡estás fatigada! También puedes notarlo si vas siempre a los mismos lugares. O si hacer algo nuevo no te emociona para nada.

3. Pierdes el interés rapidísimo y a veces eres medio grosera

Estar aburrido es la señal número uno de Fatiga de citas. Si llevas 30 segundos hablando con este nuevo chico y estás completamente en otro lado, puede que no sea una mala persona y que, de hecho, se alguien interesante con quien puedas ser compatible, pero tu fatiga no te deja verlo.

Te puede interesar: 10 Cosas que me gustaría decirle a mi ‘Yo’ de 25 años.

¿Qué hacer al respecto?

Si te identificas con alguna de estas situaciones, lo más probable es que estés harta y cansada de seguir dateando. Salir a citas debería ser algo divertido, no algo que te estresa, deprime o te pone de mal humor.

  • Tómate un break

Cierra tu changarro de las citas y busca algo que te haga sentir mejor. Puede ser cumplir con una lista de series y pelis pendientes, tomar clases de piano, entrar a un equipo deportivo o hacer un viaje inesperado. Ponte un límite de tiempo. Puede ser una semana, dos o hasta un par de meses. Una vez que cumplas el plazo, vuelve a salir al mercado y ten citas. No dejes que ese break se vuelva algo permanente.

  • Regresa a tus pasiones

Lo que siempre hacemos en una cita es ir a comer, por un café o al cine. Es hora de dejar eso atrás y aprovechar las oportunidades para hacer lo que más te gusta. Puedes ir a escalar una pared, una clase de cocina o hacer algo diferente. Sácale provecho a la cita y diviértete.

  • Deja de jugar

Si si, las citas se trata de estira y afloja, pero es desgastante hacerte la cool, la que no tiene interés, ver quién textea primero, y ya sabes de qué estamos hablando. No lo pienses demasiado. Si quieres mandarle un mensaje, hazlo. Si no te interesa, dile la verdad.

  • No hagas nada que no quieras

Es válido que le pidas a tu date cambiar a locación a un lugar más cercano a tu casa cuando tuviste un día súper pesado y no quieres ir al otro lado de la ciudad. Es importante que aprendas a diferenciar los días en los que sabes que tu cita va a ser un completo desastre, a los días en los que simplemente no tienes ganas. Esto evitará que te sigas fatigando.

  • Aprende de las malas experiencias

Si regresas de una cita en donde tu date come con la boca abierta,  hace comentarios sexistas o es súper freak, no te tires en el sofá pensando que no existe nadie para ti en el mundo. Piensa en lo que aprendiste de esa experiencia.

Te puede interesar: Todas las relaciones exitosas son exitosas por estas mismas razones.

Siempre ten esto en mente…

El punto de tener citas es divertirte, conocer gente nueva, reírte a carcajadas compartiendo experiencias con un perfecto desconocido. Sin importar si después de ese día nunca se van a volver a ver. Conviértete en una experta de las citas y no permitas que algunas malas experiencias te lo arruinen.

Síguenos en Instagram: @RosaColateral

No Comments

    Leave a Reply