Wellness

5 Preguntas que debes hacerte antes de terminar una amistad

Romper con alguien nunca es fácil y menos cuando se trata de terminar una amistad. En todas las relaciones existen peleas, pero si ya es algo tóxico para ti, es completamente válido (y necesario) que la dejes ir.

Primero que nada, tienes que entender una cosa: no estás obligada a ser amiga de nadie.

Así en el pasado hayan vivido momentos increíbles e inolvidables o haya sido de gran apoyo en esa época, la realidad es que si en el presente ya no lo es, e incluso te pone a pensar en si quieres seguir siendo su amiga o no, estás en todo tu derecho de terminar esa amistad. Si hay alguien que te intoxica, que te hace sentir mal, te hace sentir menos y simplemente ya no aporta a tu vida, déjala ir.

Estas son 5 preguntas que debes hacerte si estás planeando terminar con una amistad:

1. ¿Te quita más de lo que te aporta?

Si de un tiempo para acá tú eres la única que busca, que apoya, que da y sientes que no recibes nada a cambio o, que lo único que recibes es: malos tratos, indiferencia o comentarios pasivo-agresivos, let it go!

Tienes más momentos dañinos que felices en esta relación. Piensa si el problema es temporal o si es consecuencia de algo en específico que tienen que sanar. Si no existen razones válidas para este tipo de comportamiento, entonces hay que analizar si es simplemente grosera y no te habías dado cuenta.

2. ¿Qué es lo que realmente quieres de esa amistad?

Si estás dispuesta a dejar ir a una amiga porque sientes que tú das más de lo que ella aporta, pregúntate qué te haría sentir mejor. ¿Quieres que te busque más? ¿Que te llame más seguido? Una vez que identifiques qué es lo que quieres de esa persona, pregúntate si se lo has pedido alguna vez. Si no, no es justo que esperes que tu amiga reaccione si no lo sabe. Otra consideración es si tú estás dispuesta a dar lo que pides.

3. Si la conocieras hoy, ¿serían amigas?

La gente va cambiando y evolucionando en su manera de ser y pensar mientras crece. Puede que cuando empezaron a ser amigas hacían clic en todo porque tenían ideas similares, y hoy, de plano, parece que ya no tienen nada en común.

Tener muchos recuerdos y buena historia con esa persona, no te obliga a mantenerla ahí para siempre. Piensa si estas cosas que ya no tienen en común son de vida o muerte, como valores. Por ejemplo, si su opinión sobre el aborto es totalmente contraria, ¿serías capaz de apoyarla si estuvieran en esta situación?

4. ¿La relación es rescatable?

A veces, la distancia y el espacio ayuda a que las relaciones mejoren. Piensa si puedes rescatar algo de esa amistad. Si crees que es una persona que realmente vale la pena conservar en tu vida, puede que la mejor opción sea que te alejes un poco para poder tener espacio para mejorar su relación. No tienen que seguir haciendo todo juntas. Es importante que busques también otras amistades y que sepas que ella será tu amiga para siempre, pero no siempre será tu mejor amiga.

5. ¿Puedes perdonarla?

Una de las razones más comunes por las que terminamos una amistad es porque alguien cometió un error desmedido que lastimó mucho a la otra persona. Si estás en esta situación, ¿crees poder perdonarla y continuar? ¿Serás capaz de volver a confiar en ella ciegamente?

Si dejas el problema a un lado, ¿podrás aceptarla tal cual es? ¿Lo que pasó de verdad es imperdonable?

 

Si después de responder a estas preguntas, sigues dudando en si quieres recuperar esa amistad o ya estás segura que no quieres, tienes que saber que está bien. Busca personas que te hagan feliz, que te hagan crecer, que te aporten y te ayuden y sobre todo, con quienes puedas ser tú misma y reír a carcajadas. Deja atrás a las “¿Para qué quiero enemigas si tengo estas amigas”? y asegúrate de que la gente que está cerca de ti, valga la pena.

Checa este artículo: Escoge bien a las personas que te rodean, pues según la ciencia, tu cerebro se conecta con el de ellas.

Síguenos en Instagram: @RosaColateral

No Comments

    Leave a Reply