Wellness

Razones por las que todos deberían ser despedidos una vez en su vida

Puede que ya hayas pasado por esta situación. Llegas como cualquier día a trabajar y te mandan llamar a la oficina de tu superior. Tienes el presentimiento que algo no está bien y, efectivamente, te piden que firmes tu renuncia porque *inserta sus razones aquí*.

Digamos que esta es la mejor forma de correrte de un trabajo. Hay empresas en las que -desafortunadamente- llegas a trabajar y ya hay alguien ocupando tu lugar. Sí, literalmente sentado en tu silla. O que te avisan en ese instante y no te dan chance ni de sacar tus cosas. O peor aún, que llegan con todo y escolta, a acompañarte a la puerta. (Te juro que no estoy exagerando). En otras ocasiones, ni siquiera es tu jefe directo quien te da la mala -o buena- noticia. Sino que te mandan a RH para que ese desconocido te diga que tu vida está por cambiar a partir de ese instante.

A lo mejor ya sabías que esto iba a pasar y tuviste tiempo de -por lo menos- limpiar tu computadora. Pero si no tenías ni idea, se puede llegar a sentir como una cubeta de agua helada sobre tu cabeza… ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Dónde empezar a buscar? ¿Por qué a ti? ¿Hiciste algo malo? ¿Cómo vas a pagar tus deudas? ¿Encontrarás algo mejor? Te prometo que no eres la única persona que se ha sentido así: triste, decepcionado y desilusionado.

Así que, primero que nada, ¡MUCHAS FELICIDADES!

Déjame decirte que es de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida. Es por esto que todos deberíamos ser despedidos de un trabajo por lo menos una vez:

Te mantiene con los pies en la tierra

Si pensabas que eras irremplazable y que nadie iba a poder jamás hacer lo que tú haces, malas noticias. Dejarte ir de un trabajo te ayuda a mantenerte humilde. Te recuerda que la vida no siempre sale como lo tenías planeado y que está bien. Es una segunda oportunidad de apreciar lo que tienes, de aprender a crecer y de notar a la gente que está a tu alrededor en las buenas y en las malas.

Te avienta a la aventura

No, no estoy hablando de por fin comprar el boleto de avión a Tailandia sin regreso, estoy hablando de tomar acción. Si llevas un rato en tu trabajo ‘porque está medio cool’ y sigues postergando buscar un trabajo mejor, cuando no tienes trabajo –at all- es cuando o lo haces o lo haces.

Es difícil dejar de poder hacer home office cada que quieras, un seguro de gastos médicos y un comedor pasable, a buscar algo mejor o algo propio por miedo a la incertidumbre.

Cuando te corren de un trabajo, te pones las pilas a hacer por tu cuenta el proyecto que has tenido en mente durante meses o a por fin, buscar un trabajo que te rete todos los días.

Te saca de tu zona de confort

Ya sea que amaras tu trabajo y le echaras las ganas del mundo, o que simplemente te gustaba pero ‘estoy cómoda en lo que me liquidan’ -btw, pensamiento conformista y un tanto mediocre-, cambiar tu rutina diaria simplemente te saca de tu zona de confort, aunque no quieras.

Puede darte mucho miedo, pero también te ayuda a definir quién eres y qué es lo que quieres a partir de ahora.

Te enseña lo que quieres y lo que no

Estoy segura que después de que pase el shock y comprendas bien lo que sucedió, serás mucho más selectiva para tu próximo trabajo. Puede que te encante hacer la planeación estratégica pero odies tener contacto con los proveedores. O te gustó más diseñar en vez de escribir, ¡es totalmente válido!

Saber exactamente qué sí y qué no, te ayudará a encontrar un trabajo que se adapte mejor a tus objetivos de vida ¿Te ofrecen algo donde no hay prestaciones superiores a la ley? No, graciaaaaaas.

Te da resiliencia

Son estos momentos en los que te das cuenta de cómo reaccionas verdaderamente ante las adversidades (y cómo reacciona tu pareja o familia). Ser capaz de sacudirte y seguir adelante después de ser despedido, es lo que te prepara para la próxima vez que vivas algo que te pueda cambiar la vida, que, créeme, va a pasar. Pero puedes estar segura que cuando eso pase, serás más fuerte y podrás resistirlo mejor. You go, girl!

Es lo mejor te ha pasado en la vida

Puedes estar enojada un rato, pero después estarás segura que es lo mejor que te pudo haber pasado. La mayoría de las veces es una excelente oportunidad para encontrar algo mejor o perseguir sus sueños con algo propio.

A Anna Wintour la corrieron de una revista y gracias a ello hoy lleva más de 30 años dirigiendo la publicación de moda más importante del mundo.  A Walt Disney lo corrieron de un periódico por ‘falta de imaginación y buenas ideas’. Oprah Winfrey fue despedida de su empleo como reportera de TV por ser ‘inadecuada para la televisión’. Y así seguro conoces muchos casos más en los que “fracasaron” antes de tener el más grande de los éxitos.

Te puede interesar: 8 secretos para una entrevista de trabajo exitosa.

Si alguna vez te encuentras en esta situación, recuerda que te ayudará a impulsarte más allá de lo que habías pensado. Un día vas a mirar para atrás y te vas a dar cuenta que es lo mejor que te pudo haber pasado.

Síguenos en Instagram: @RosaColateral

No Comments

    Leave a Reply