Beauty

Este mal hábito podría ser la causa de tu acné

Es horrible seguir teniendo acné a pesar de haber dejado la pubertad atrás desde hace varios años; lo que no sabías es que la causa de este acné podría ser un mal hábito en tu rutina de limpieza.

Cuando aparece un grano, parece casi imposible deshacernos de él. Sabemos todos los cuidados que debemos darle pero por alguna mágica y extraña razón, siempre termina expandiéndose más o dejando cicatriz. Por eso, la mejor opción siempre será prevenir estos brotes.

¿Cómo prevenirlos?

Existen algunos factores que pueden desencadenar brotes de acné, por ejemplo, la comida muy grasosa o con mucha azúcar, así como el sudor.

No podemos evitar sudar, (¡somos humanos!), pero lo que sí podemos es evitar cometer un error muy común que podría estar causando más y más brotes de acné: la forma de limpiar el sudor.

Según la Academia Estadounidense de Dermatología, debemos retirar el sudor con pequeños golpecitos para absorberlo, en vez de frotarlo en el resto de la cara. Ese movimiento brusco podría irritar la piel y causar nuevos brotes.

Te puede interesar: Estos son los errores más comunes que cometes cuando tienes la piel grasa.

Para retirar el sudor con pequeños golpecitos, necesitamos un pañuelo limpio y tener las manos completamente limpias también, pues otro de los errores más comunes es tocar nuestro rostro con las manos sucias.

Ponte a pensar qué es lo primero que haces cuando empiezas a sudar. Seguramente utilizas la manga de tu playera para remover el sudor. O bien, la parte de atrás de tu mano…sucia. Estos movimientos dejan bacterias en tu piel y tapan los poros… ¡por eso causan más acné!

¿Qué debo hacer?

  • Carga contigo pañuelos desechables que podrían salvarte en alguna situación de sudor.
  • También procura lavarte las manos seguido y traer algún tipo de gel antibacterial.
  • ¡NO TE TOQUES LA CARA por nada del mundo!
  • Si sabes que vas a sudar (como que estás a punto de ir al gym), remueve tu maquillaje con desmaquillante. Trata de tener tu piel lo más limpia posible lista para combatir los efectos del sudor.
  • Una vez que comiences a sudar, ten a la mano un pañuelo limpio para absorber el sudor.
  • En cuanto tengas oportunidad, lava tu rostro con un jabón especial libre de aceites para asegurarte de no dejar bacterias en tus poros.

Empieza a tener mejores hábitos de limpieza y verás que tu piel te lo va a agradecer eternamente.

Síguenos en Instagram: @RosaColateral

No Comments

    Leave a Reply